fbpx

Flickr Stream

Flickr Stream

PALABRA DE MUJER, ENAMORANDO AUDIENCIAS I

Saludos amigas Ladiesnautas, en este post nos vamos a ocupar de una de las principales habilidades en que las mujeres superamos a los hombres: Hablar en público.

Y es que muchas veces evitamos hacerlo usando como pretextos las clásicas excusas para evitar las multitudes, tales como pánico escénico, terror al ridículo, quedarse muda en el escenario, no ser comprendida, en suma todas las que apuntan al ancestral miedo a ser rechazadas o incomprendidas.

A diferencia de otras propuestas, en esta oportunidad vamos a destacar tus atributos y facultades femeninas como herramientas cardinales el éxito en las presentaciones orales.

Procedamos a enlistar las características que al público le fascina encontrar en los oradores; para rastrearlas en nuestra personalidad y llegar a la conclusión de que ya contamos con ese talento.

A este respecto, te pregunto, ¡Y dímelo con toda sinceridad!: ¿Te gusta hablar con la gente, compartir con la amigas, contar anécdotas, relatos de cosas que nos suceden a diario, experiencias enriquecedoras y otras graciosas?

Como toda Ladiesnauta la respuesta es un SI fuerte y contundente, seguido de la afirmación: “Pero no es igual, en esos casos estamos con unas amigas con quienes nos sentimos en confianza.” 

Créenos, para compartir con tus amigos y allegados usas las mismas herramientas que los grandes oradores, porque ya tienes ese don. Esto nos lleva a la primera cualidad a recalcar de una buena oradora:

  • Autoconocimiento.

La técnica de la buena comunicación verbal se encapsula en el estilo personal del hablante, lo cual conduce a respaldar que mientras más te conoces, más confianza tienes en ti misma, por ende más asertiva te proyectas.

Cuando estás entre amigos esa magia se activa, se siente, se intercambia con los presentes; ciertamente son tus amigos, por lo que cuidas menos los detalles. Pero en definitiva, todo se reduce al poder de la autovaloración que se desprende del hecho de conocerte lo suficiente; y por ello de la actitud con que te conduces a partir de ese conocimiento. Vamos a Practicar: Comprométete a hablarle a pequeños grupos. Uno por semana. Asumiendo que todos los oyentes son tus amigos. Actúa como lo haces en tus reuniones corrientes, sólo que ahora cuidas más los detalles como evitar palabras que puedan sonar grotescas, risas fuertes, gestos bruscos, etc. 

  • Pasión.

Otra cualidad con aroma natural de mujer, es la apasionada manera con la cual asumimos nuestros  actos y nuestras palabras. Y precisamente es la pasión un rasgo que evidencia el éxito de los conferenciantes.

Siempre se ha sentenciado la felicidad que dimana de trabajar en lo que nos gusta. Pues igual exaltación se observa cuando hablamos de un tema que habita en nuestra piel, que le saca chispas a nuestra mirada, que inspira nuestra pronunciación.

Es infaliblemente  persuasiva la pasión que exhibimos al hablar, razón que nos obliga a fundar nuestros discursos en aquellas temáticas que nos nacen del alma. Vamos a Practicar: Formemos un conjunto de temas relacionados con nuestro trabajo, hobbies, creencias, relatos de superación, anécdotas constructivas, en fin todo ese material interesante para compartir y comencemos a exponerlo en pequeños grupos.

  • Respiración.

Para nadie es un secreto que hablar en público demanda grandes exigencias de control mental, corporal y emocional, principalmente en los primeros minutos de comenzar una alocución.

En esos pininos un torbellino de sensaciones se esparce en nuestro interior y amenaza con sabotear nuestra firme intención de expresar esas ideas brillantes que hemos concebido para la ocasión. El antídoto eficaz es controlar nuestra respiración.

Este mecanismo vital, además de garantizar nuestra existencia, nos relaja y permite superar la ansiedad, confusión y temores cuando estamos frente a una audiencia. Si mantenemos el  dominio de las inhalaciones y exhalaciones de aire, mostraremos un controlado ritmo de hablar que transmitirá muchísima confianza. Vamos a Practicar: En tu jornada diaria, dedica unos segundos para ejecutar ejercicios de respiración profunda, lentamente tomas aire, lo retienes y lo expulsas. Concientizando la presencia del aire en tu cuerpo. Posteriormente, cada vez que converses, disimuladamente realiza ese ejercicio.

Hemos revisado tres aspectos claves para el buen desenvolvimiento frente a un público al que queremos exponer un tema. En un próximo post completaremos este abanico de cualidades para convertirnos en las reinas del pódium. ¡Palabra de Mujer!    

Recuerda también que en nuestros programas presenciales y virtuales ofrecemos capacitación al respecto.Por el momento, comparte tus comentarios con las etiquetas: #PalabraDeMujer #EnamorandoAudiencias. 

Post A Comment

×

Hola!

Haz click en uno de nuestros representantes o envía un mail a:  ladiesnet@agrupandoideas.com.py

× En qué podemos ayudarte?