fbpx

Flickr Stream

Flickr Stream

MUJERES A SEGUIR: GABRIELA MISTRAL – POESÍA, EDUCACIÓN Y POLÍTICA

Apreciadas Ladiesnautas, para este mes, en nuestra sección #MujeresAseguir queremos presentar la biografía de una mujer que, sin duda alguna, dejó su huella en este mundo.

Esta historia comienza el 7 de abril de 1889, en la provincia de Vicuña – Chile, mientras Juan Jerónimo Godoy Villanueva y Petronila Alcayaga Rojas recibían a su pequeña Lucila de María Godoy Alcayaga, que más tarde conoceríamos como Gabriela Mistral.

Si cuando escuchas el nombre: Gabriela Mistral sólo piensas en poesía, ¡Te estás perdiendo una gran parte de su historia!. Y vale la pena recordar a esta mujer que allanó el camino en la pedagogía, la diplomacia y la literatura para las mujeres del mundo.

Aunque quizás una de las facetas más conocidas de Gabriela Mistral es su poesía, lo cierto es que, Mistral también fue una gran pedagoga y diplomática.

Su carrera profesional empezó como maestra en distintas escuelas rurales de su país. Su pasión por la educación seguramente la heredó de su padre, quien también fue maestro. Algo curioso es que no cursó estudios pedagógicos formales, sino que obtuvo su titulación al convalidar sus conocimientos; lo que en su Chile natal, le trajo cierta resistencia de parte de sus colegas. 

Durante su carrera docente en Chile promovió y defendió la política de Educación Pública Gratuita, como una forma de garantizar el acceso a la educación de los niños de las clases sociales más desposeídas. La lucha contra la pobreza a través de la educación fue una premisa que defendió hasta el final de sus días.

En 1.910 fue contratada por el Gobierno Mexicano, y elaboró las bases del modelo educativo que aún se mantiene vigente en México a la fecha, y que solo ha recibido algunos ajustes y modificaciones a lo largo de los años.

Podemos conocer los pensamientos más íntimos de Gabriela Mistral, sus ideas y convicciones a través de su profusa obra literaria. Convencida de que la tarea de la educación era cambiar el mundo escribió: “La educación es, tal vez, la forma más alta de buscar a Dios”.

Abogaba también por un papel determinante del docente y su responsabilidad educativa dentro y fuera del aula, para Mistral educar era una forma de vivir cada día:

Buena parte de la políticas públicas en relación a la educación en Latinoamérica fueron influenciadas por esta extraordinaria pensadora, que sin duda estuvo adelantada a su época: Defendió el acceso a la educación de todas las clases sociales, en los países a los que llegó promovía “escuelas al aire libre” en las zonas más remotas. También adelantó una importante lucha por reivindicaciones salariales y laborales para la profesión docente.

Al parecer, la vena poética también fue legado paterno. Ella escribió alguna vez que su amor por la poesía lo había inspirado unos hermosos versos escritos por su padre que había encontrado por casualidad.

Su vida personal estuvo marcada por varias tragedias. La primera de ellas, el suicidio de un hombre con el que mantenía un amor platónico, aportó la inspiración para su primera obra poética: Sonetos de la Muerte, que le valieron un premio literario en 1.914 y con los que saltó a la fama como escritora.

Aunque permaneció soltera toda su vida, Gabriela Mistral siempre admiró y destacó el rol de madre, muchos de sus poemas están dedicados al amor maternal, y pudo cumplir este empeño al criar como a un hijo propio a su sobrino Juan Miguel Godoy, a quien apodó cariñosamente como Yin Yin.

Yin Yin siempre vivió con la escritora, y fue pieza importante e inspiración de su obra poética. Desafortunadamente, Yin Yin se suicidó a la edad de 18 años, dejando a Gabriela Mistral marcada para siempre.

La última etapa de su vida la pasa como Cónsul de su país en la ciudad de Nueva York, y otras ciudades del mundo, viajando frecuentemente para aprender y promover sus dos pasiones: la pedagogía y la poesía.

Entre sus tantos logros figura ser la primera mujer iberoamericana en ganar el Premio Nobel de Literatura en 1.945, porque, según la Fundación Nobel: “su obra lírica que, inspirada en poderosas emociones, ha convertido su nombre en un símbolo de las aspiraciones idealistas de todo el mundo latinoamericano”. Muere en la ciudad de Nueva York el 10 de enero de 1957 a la edad de 57 años de cáncer de páncreas, dejando tras sí una vida ejemplar como activista, pedagoga, escritora y poeta, sin duda una de nuestras #MujeresASeguir.

Post A Comment

×

Hola!

Haz click en uno de nuestros representantes o envía un mail a:  ladiesnet@agrupandoideas.com.py

× En qué podemos ayudarte?