fbpx

Flickr Stream

Flickr Stream

Emprendimiento y planificación estratégica

Fuerte abrazo queridas emprendedoras de LadiesNet, a la hora de iniciar un viaje, nada es más inteligente que hacer el mapa del camino.

Al respecto el afamado autor de superación personal, Napoleón Hill nos legó esta afirmación:

“Su día consta de 1.440 minutos. Dedique un uno ciento de ese tiempo al estudio, la reflexión y la planificación. Y se asombrará de lo que estos 14 minutos le reportarán. Porque le sorprenderá descubrir que, tras adquirir esta costumbre, se le ocurrirán ideas constructivas casi en cualquier momento o lugar en que pueda encontrarse: mientras lava los platos, mientras lee en el autobús o mientras se baña.”

Indudablemente, organizar el plan de acción que tomaremos para lograr nuestros objetivos, constituye la tarea esencial de todo proyecto de poner en marcha una idea, y para armar esa tarea contamos con una metodología formal y detallista denominada Planificación Estratégica.

Con mucha probabilidad tiene su origen en el desarrollo de la guerra desde la antigüedad. El vocablo griego stratego, que denotaba la planificación para la destrucción del enemigo, deriva en la palabra estrategia.

La Planeación Estratégica es fácilmente comprensible en razón de su utilidad, dado que consiste en la fijación de metas, acompañadas de la formulación y relación de los procedimientos necesarios para su realización.

Visto así subrayemos las características esenciales que definen la planificación estratégica:

  • Esquema coherente para la toma de decisiones dado que todas las pautas que lo integran se enlazan de manera consistente que permite perfilar paso a paso como hemos de actuar en el futuro.
  • Patrón para la internalización de metas y objetivos con la indicación de cronograma de acciones, empleo de recursos y determinación de plazos de ejecución.
  • Manual de funcionamiento que delinea la participación y roles gerenciales, administrativos, asesores y funcionales del capital humano dentro del proyecto.

Convencidas del inmenso aporte a nuestros planes que nos brinda esta herramienta, veamos como emplearla.

En términos básicos radica en poner en claro los aspectos estructurales de un proyecto:

A.- Lo que tenemos.

B.- Lo que queremos obtener

C.- Lo que debemos ejecutar para conseguirlo.

De esta manera, convida a todos los interesados a establecer los siguientes puntos:

Definir las metas.-
Aquí se aplica la máxima de Seneca que subraya: “Ningún viento es favorable para quien no sabe a dónde va.”
Conocer a cabalidad nuestros objetivos y propósitos a corto, mediano y largo plazo resulta vital en el éxito de todo proyecto. Aquí debe precisarse con lujo de detalles de cada arista de lo deseado con la descripción de cada fase que se deba cumplir para su procura. Ello no significa que pueda ajustarse en el recorrido conforme las circunstancias lo obliguen.

Analizar el entorno.
Implica el examen de tus factores favorables a la luz de tus puntos fuertes y tus debilidades, ponderando con honestidad las variables que inciden en la conformación del mercado y el perfil de tus competidores; con atención en la calidad, insumos, ubicación, procesos de manufactura, precio, distribución, etc. A posteriori, apremia vislumbrar las amenazas y oportunidades que el ambiente externo nos ofrece para incorporar respuestas tendentes a superar los escollos existentes.

Validar recursos.-
Es primordial asegurarnos que contamos con el capital humano idóneo para cumplir la misión de nuestro proyecto.
En este sentido, debemos sentarnos a conocer en profundidad el equipo humano seleccionado. Analizar sus puntos fuertes, debilidades y necesidades de formación y entrenamiento de cada integrante para asignarle las responsabilidades correctas dentro de la empresa. De la misma manera debemos revisar e inventariar todos los recursos requeridos que nos permitirán poner en marcha las estrategias y planes concebidos al respecto. Determinar capital, instalaciones, plataforma digital, procesos, aliados de mercado, data e información y asesoría externa a los fines de su alineación con nuestros fines.


Finalmente, tenemos que coincidir en que independientemente de la estructuración de nuestro Plan Estratégico no existe un esquema rígido y estático de sus líneas de acción, dado que todo queda sujeto a la movilidad del entorno, que siempre está marcado por la incertidumbre y la variabilidad de las condiciones que lo caracterizan. Este enfoque dinámico provoca una postura abierta y ateta para los cambios y oportunidades que se presentan.

La única forma de alcanzar el futuro que soñamos es comenzar a construirlo desde hoy, así que, comienza ya mismo con estos simples pasos que puedes aplicar, no sólo en tu negocio, sino en tu vida personal. Que la vida que quieres se encuentre “en construcción” es una sensación poderosa y maravillosa, ¡Aprovéchala!


Así que, por favor, no dejes de darte una vuelta por nuestra redes sociales y comparte: # LadiesNet #PlanificayTriunfa

Post A Comment

×

Hola!

Haz click en uno de nuestros representantes o envía un mail a:  ladiesnet@agrupandoideas.com.py

× En qué podemos ayudarte?